Si quieres empezar a conocerme... empieza por aquí

La Canción de los Viejos Amantes // María Valdivieso

Adaptación flamenca de La Chanson des Vieux Amants de Jacques Brel

Nací en Sevilla y mi música está claramente influenciada por el cante sevillano. Si escuchas con mucha atención "Válgame Dios" podrás descubrir soleares trianeras, alegrías del Sevillano y del Escoberito, y también dentro de mis propias composiciones podrás ver que las Bulerías "Viento de Levante" están inspiradas en el grupo Triana. En mi primer disco "Tribu", podrás encontrar una Serrana claramente de Triana, en concreto la de Manuel Oliver. 

Me gusta el flamenco de Sevilla porque tiene mucho rizo, me resulta rico musicalmente y me identifico con esos tonos. 

También soy un poquito de Cádiz, más concretamente de Sanlúcar de Barrameda, por eso mi música tiene muchos motivos marinos. Desde "Leccion de Geografía" del primer disco hasta Faro en el segundo o Les Sorciers. Y esto me lleva a que sí, canto en otros idiomas, en concreto en Inglés y Francés. Los hablo los dos desde joven y aunque al principio fui reticente, la verdad es que me siento cómoda expresándome y hablándolos, así que por qué no, cantarlos. 

Arriba ya habréis podido escuchar mi interpretación de Los Viejos Amantes, pero también podéis escuchar la Granaína que escribí yo misma. También hay un tema muy loco llamado "Nemesio es muy espléndido con el magnesio" donde mezclo un tema en inglés de musical de Broadway con una bulería de Cádiz, y esto es un poco lo que soy yo, un poco de todo, un poco de todas partes, flamenco y musical, varios idiomas, así funciona mi cabeza en el proceso creativo (y en mi día a día).

Escribo mis propias letras. En el primer disco, Tribu, adapté poesía contemporánea de poetas de primera línea como Antonio Gamoneda o Juan Carlos Mestre. 

En mi segundo disco, Válgame Dios, todas las letras son propias. Mi música tiene mucha femineidad, canto desde el sentimiento femenino, que es algo que he echado mucho en falta en las letras flamencas principalmente. Me gusta jugar con la simbología dándole a elementos masculinos propiedades femeninas, como por ejemplo en Faro, donde el Faro es una mujer, es todas las mujeres, o en Viento de Levante, que también habla del recorrido de la vida de una mujer como el trayecto que recorre un viento.

Y ahora, sigue navegando por la página para escuchar mis discos, leer mis poemas y más...