Mis poemas

Extractos de "Papisa" 

En la tribu todos tenemos agua.

Aquí todos tenemos una forma

capaz de encajar con otra.

De esta manera podemos juntar

nuestros cuerpos y jugar

al coro de la patata.

 

La tribu es muy emocionante,

siempre moldeando su forma, los límites de la tribu son cambiantes,

sus conquistas, su huerto,

la pintura de las caras,

los pendientes,

nuestra capital,

los sonidos, las carreras, y nuestros propios cuerpos

son transferibles

permanentemente.

 

Hay que estar muy vivo,

para estar atento.

La tribu sólo conoce toda la tierra, y todo el tiempo,

es entera, y eterna.

Hay que estar muy vivo, para que la piel sea vaporosa.

Las arrugas de pabilo están siendo recorridas por babosas.

 

Las babosas están bebiendo agua.

 

Hay cabellos que pueden permitirse ser blancos,

y manos estar en llamas toda la vida.

 

Tiene el olor de quien siempre ha olido bien.

 

Es tan desgarradora su figura, que preferimos no mirarla.

 

Hay estatuas que se rompen

y no se vuelven a pegar.

Es difícil mantener tanta escayola,

pero ella tiene el talco necesario.

 

Es la Emperatriz mayor del reino,

recluida como Papisa ponedora,

alimentadora, sabia, callada,

sorda.

Extractos de "Emperatriz" 

Los viejecitos esperan

que empiece,

 

los focos observan

sus ojos infantiles.

 

El escenario en sombra.

 

Dedos heridos

agarrados a las butacas.

 

 

Una voz con puntas

de estrella

sopla viento de levante.

La emperatriz que domina

los soles

vierte cántaros

corre, corre

un agua que forma lagos

entre malezas sin maldecir.

Temblor en tu mejilla,

traidora.

Se relaja tu garganta,

cierras el paladar.

 

Quieres dar un buen

bocado

a esa nota

que no es aguda.

 

Tu nariz es el alojamiento

de un montón de abejas

que picar, no quieren.

 

La mandíbula,

un alazán.

 

Un elástico une tu frente

con tu esternón.

 

El resto de tu cuerpo,

un espantapájaros.